Medicamentos Genéricos | Qué Son Los Medicamentos Genéricos

Los medicamentos de hoy no son baratos y, a menudo, la seguridad social no cubre todos los ellos (Viagra, Cialis, Kamagra, Levitra, por ejemplo). Y en tales casos, los farmacéuticos y los médicos a menudo sugieren reemplazar las pastillas e inyecciones caras con otras más baratas, y a menudo se puede oir la frase “Es lo mismo, sólo de otro productor”.

Esta solución a menudo se convierte en una verdadera salvación para las personas que no tienen los medios para un tratamiento costoso, generalmente están tan felices que lograron ahorrar dinero, que la pregunta principal detrás de ellos sigue siendo: ¿es esta otra medicación realmente “exactamente la misma”?

¿Cómo aparecen en el mercado los medicamentos “exactamente iguales”, los medicamentos genéricos?

Por lo general, esto sucede de acuerdo con el mismo esquema: una gran compañía farmacéutica con una base científica y técnica poderosa ha desarrollado un nuevo medicamento efectivo. Ella lo patenta y luego comienza a producir y vender y ninguna otra compañía tiene el derecho de producir el mismo medicamento. Después de 10-25 años, la empresa-inventora pierde los derechos exclusivos de la medicación, el nombre del medicamento permanece en su poder. Y luego otras compañías comienzan a producir medicamentos con el mismo principio activo pero con un nombre diferente. Estos medicamentos gemelos se llaman los genéricos.

¿Qué son los medicamentos genéricos?

Los medicamentos genéricos se pueden encontrar en farmacias de todo el mundo, su participación en el número total de medicamentos vendidos puede alcanzar del 25% al ​​80%. Parece que estas cifras dependen del bienestar general de la población y de la cultura médica de la población.

¿En qué se diferencian los genéricos de los medicamentos originales?

En primer lugar se diferencian en el precio. El original puede costar 250 euros, y el genérico 150 o incluso 100. Esto es lo que ve el comprador y esta circunstancia es el argumento más importante a la hora de elegir. Pero pocos compradores piensan acerca de por qué los mismos medicamentos se venden a precios tan diferentes.

El costo del medicamento consiste no sólo en el costo de sus componentes, sino también en el costo de su producción. La marca de medicamentos ingresa al mercado después de muchos años de búsqueda de la combinación necesaria de ingredientes activos, después de los ensayos clínicos, durante los cuales se registrarán todos los resultados desfavorables identificados asociados con el uso de este medicamento, y aún debe ser anunciado y promocionado. Es decir, se han invertido sumas muy grandes en él las que el productor debe justificar. Por lo tanto, los medicamentos originales no son baratos. Los productores de productos genéricos vienen, como dicen, listos. Ya no necesitan probar su medicamento, el productor original lo hizo por ellos. Por lo tanto, sólo los costos de los componentes y el empaque de las pastillas, cápsulas o ampollas se incluyen en el costo de un genérico.

¿Cómo se producen los medicamentos genéricos?

Su producción generalmente es llevada a cabo por pequeñas compañías farmacéuticas que no pueden proporcionar su propio laboratorio, investigación, pruebas. Y tal empresa busca ahorrar aún más, reemplazando parte de la sustancia activa por materiales auxiliares, el grado de purificación de los componentes es inferior al de los originales. Y esto solo puede significar una cosa: la efectividad de muchos genéricos será mucho menor que la del original, pero el conjunto de efectos secundarios es más amplio. Pero no siempre es así. Sólo las empresas desconocidas y pequeñas pueden producir los genéricos de poca calidad. Muchas empresas farmacéuticas emimentes: Bayer, Sandoz, Teva, Eli Lilly, Normon, Cinfa, Roche, Novartis, Sanofi etc. producen los genéricos de alta calidad pero sus precios no son muy altos.

¿Qué es un medicamento genérico?

En primer lugar, un genérico no es de ninguna manera una falsificación. Este es un producto legal aprobado para la producción y el uso. Un genérico puede no ser un medicamento similar, pero sólo uno que ha demostrado ser intercambiable con el original. La intercambiabilidad está determinada por tres parámetros: el grado de similitud con la marca del fármaco en la composición (equivalencia farmacéutica), el grado de similitud de su comportamiento después de tomar (generalmente indicadores como la velocidad y el grado de absorción en la sangre): bioequivalencia, similitud en la acción terapéutica. En términos generales, si este medicamento puede curar al paciente.

Se puede permitir que un genérico se produzca y venda si se ha probado con éxito sólo por bioequivalencia. En este estudio, es posible eliminar los genéricos ineficaces y de baja calidad. Gracias al control sobre su producción, ahora es posible lograr la efectividad de las medicaciones genéricas a partir del 70% en relación con el original. Hay una gran cantidad de genéricos que no no ceden por su eficacia a los medicamentos de marca. Por lo tanto, en el moderno sistema de atención médica hay una dirección completa para el desarrollo y el apoyo de la producción de sustitutos de alta calidad para medicamentos caros.

En este escenario, otros dos indicadores (equivalencia terapéutica y farmacéutica) permanecen fuera de atención. Y esto es lo que causa especial preocupación a los médicos. Por ejemplo, si tomas el mismo medicamento y lo enrollas en dos cápsulas con diferentes excipientes, el efecto de estas dos cápsulas será diferente ya que los excipientes no son sólo de color y sabor, sino que deben acelerar y mejorar el proceso de absorción del medicamento en la sangre.

En este momento, una cosa está clara: los genéricos no desaparecerán del mercado y sólo desarrollarán la competencia con los medicamentos de marca. Entonces, por qué pagar más cuando hay los medicamentos genéricos más baratos pero no menos efectivos.